viernes, 24 de abril de 2015

Mindfulness en la educación, evidencia científica.



Por Gustavo G. Diex  1 febrero, 2013 · www.nirakara.org
Evidencias Científicas de la aplicación del Mindfulness en la Educación 
Los programas que enseñan a desarrollar Mindfulness nos enseñan a ser más reflexivos y en muchos aspectos esta habilidad es paralela a la idea de mentalización, o la capacidad de ver la mente en nosotros y en los otros. Esta capacidad metacognitiva representa otra fuente de conocimiento sobre uno mismo y la relación con el entorno. Habitualmente se considera que la escritura, la lectura y la aritmética son pilares básicos de la educación, pero investigadores en el campo de las neurociencias y la educación, como Siegel (2007) sugieren añadir un nuevo pilar básico a la educación: la función reflexiva, que se desarrolla con las técnicas de Mindfulness, el propio Siegel (2007) dice:
 “¿Acaso no tendría sentido enseñar a los niños qué es la mente y convertir la función reflexiva en una parte fundamental de la educación básica? […] ¿qué pasaría si los profesores también fueran conscientes del hallazgo científico que afirma que el modo en que una persona reflexiona internamente determina cómo se trata a sí misma y a los demás? Si los profesores supieran que sintonizar con el yo (el mindfulness) puede modificar la capacidad del cerebro para crear flexibilidad y auto-observación, empatía y moralidad, ¿acaso no valdría la pena enseñar estas habilidades de reflexión primero a los profesores y luego a los alumnos, adaptando la manera de enseñarlas a la edad de los niños?”.
La función reflexiva incluiría el autoconocimiento y la empatía en el programa educativo, creando relaciones conscientes y constructivas entre profesores y alumnos.

Los objetivos generales de la aplicación del mindfulness en la educación son:
  1. El desarrollo cognitivo y académico.
  2. La gestión del estrés en el entorno educativo.
  3. El desarrollo personal tanto en profesores como alumnos.
Algunas claves del mindfulness en su aplicación en los entornos educativos, basándonos en numerosos estudios científicos que se han desarrollado durante los últimos años (ver S. L. Shapiro, Brown, & Astin, (2008)):
1./ Desarrollo cognitivo y académico:
1.1/ Mindfulness incrementa habilidades atencionales.
La atención juega un papel fundamental en el aprendizaje (LaBerge, 1995). El entrenamiento consciente de la atención a través del mindfulness podría ser una estrategias para conseguir un aumento de la concentración en el alumnado. La dispersión en la atención, lo que se denomina “multitarea” es la causa de un pobre y mecánico aprendizaje. Foerde, Knowlton, y Poldrack (2006), demostraron cómo la atención dirigida a una sola tarea, aumentaba la capacidad de entendimiento de la misma y la habilidad de utilizar la información aprendida para utilizarla en nuevas situaciones.
(Jha, Krompinger, & Baime, 2007) encontraron aumentos significativos en la atención en sujetos que practicaron un programa de reducción del estrés basado en mindfulness y en personas que durante un mes tuvieron un entrenamiento intensivo.
(Lazar, Kerr, Wasserman, & Gray, 2005) encontraron que las regiones cerebrales relacionadas con la atención, la interocepción y el procesamiento sensitivo, incluyendo el cortex prefrontal y la ínsula, eran mas gruesos en personas que practicaban meditación con respecto de las personas del grupo de control. Además el grosor en estas regiones estaba correlacionado con los años de práctica de meditación.
También resulta importante resaltar los estudios que sugieren que la práctica de mindfulness resulta efectiva para el tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se puede ver un estudio detallado y riguroso en Carboni  (2012).
1.2/ Mindfulness incrementa la habilidad de procesamiento efectivo de la información.
Según un reciente estudio Toga (2012), las personas que practican meditación tienen más pliegues, es decir, mayor grado de girificación, en la corteza cerebral, lo que hace que sus cerebros procesen la información más rápidamente que los cerebros de los individuos que no meditan.
Slagter et al.  (2007) examinó el efecto de la meditación en el “parpadeo emocional” (Raymond, Shapiro, & Arnell, 1992). Se encontró que las personas con mas entrenamiento en meditación tenían más capacidad de detectar estímulos secundarios.
1.3/ El cultivo de la atención plena a largo plazo está relacionado con el éxito escolar.
León (2009) utilizando una escala denominada “Escala de Atención Plena en el Ámbito Escolar” encontró una clara correlación entre los valores de la misma con el éxito escolar.

Martín López, León del Barco, & Vicente Castro (2007) con una muestra de 200 estudiantes de primaria de 10 a 12 años encontraron que una intervención en atención interior mejoraba el rendimiento en una prueba de aptitud musical, siendo los resultados de la intervención en atención interior superiores a intervenciones en atención auditiva y visual. Sugiura (2004) observó que un entrenamiento en mindfulness en estudiantes de bachillerato permitió una reducción de la ansiedad, la hiperactividad y un incremento del rendimiento académico. Cranson et al. (1991) constataron que los estudiantes universitarios que practicaban dos veces al día el mindfulness aumentaron su rendimiento académico. Chang y Hierbert (1989) encuentran en estudiantes de primaria una mejoría significativa en el desempeño escolar después de una intervención en mindfulness.
2./ Salud mental y bienestar psicológico:
2.1/ Mindfulness reduce el estrés la ansiedad y la depresión, tanto en profesores como en alumnos.
Hay mucha literatura sobre la efectividad del mindfulness en la reducción de la ansiedad, el estrés y la depresión. Un reciente meta-análisis, que analiza cientos de estudios (Klainin-Yobas, Cho, & Creedy, 2012), propone al mindfulness como un medio eficaz para tratar la depresión en la población en general. Con respecto de la gestión del estrés y de la ansiedad se puede leer el meta-análisis de (Chiesa & Serretti, 2009).
Franco Justo  (2010) encontró que el mindfulness reducía significativamente los niveles de burnout y aumentaba los niveles de resiliencia en docentes de educación secundaria. Franco Justo, Mañas Mañas y Justo Martínez (2009) encontraron que el mindfulness reducía los niveles de estrés, ansiedad y depresión en docentes de educación especial.
En otro estudio (Oman, Shapiro, Thoresen, Plante, & Flinders, 2008) comprobaron cómo un programa de reducción del estrés basado en Mindfulness reducía, efectivamente, el nivel de estrés entre estudiantes de un instituto.
2.2/ Mindfulness incrementa la regulación emocional y cultiva los estados positivos de la mente.
Numerosos estudios indican que la meditación mindfulness desarrolla la regulación emocional (Baer, Smith, Hopkins, Krietemeyer, & Toney, 2006; Brown & Ryan, 2003). Taylor et al. (2011) muestra los correlatos neurológicos que están involucrados en el proceso de la regulación emocional; en los meditadores avanzados se veía una inhibición mayor de la amígdala y una activación del córtex prefrontal y esto, a su vez está relacionado con un mejor control ejecutivo.
En un estudio con 83 estudiantes de medicina, enfermería y estudiantes del  equivalente a bachillerato en la rama de ciencias de la salud, todos ellos con distrés, se encontró que los programas de reducción del estrés basados en mindfulness y en relajación neuromuscular producían resultados similares en el distrés y el aumento de las emociones positivas, en comparación con el grupo de control (se puede ver  para más información de cómo mindfulness incrementa las emociones positivas en Davidson, (2003); Lutz, Brefczynski-Lewis, Johnstone, & Davidson, (2008). Pero aquellos que practicaron mindfulness además, pudieron ser mas efectivos a la hora de controlar distracciones y rumiaciones (Jain et al., 2007).
Los programas basados en mindfulness pueden ser una herramienta para incrementar la capacidad de modulación emocional y el distrés entre los alumnos universitarios y de bachillerato, ambos sometidos a una alta exigencia académica.
3./ Desarrollo personal:
Hasta hace unos años la pedagogía estaba orientada a la adquisición de capacidades como el razonamiento lógico, análisis cuantitativo y al manejo de tecnologías, sin embargo ahora, en aras de la creación de ciudadanos más competentes y comprometidos con la sociedad resulta inminente ampliar la la competencias del educador hacía áreas que se pueden aglutinar bajo el paraguas del desarrollo personal (Gardner, 1983; Goleman, 1995, 2006).
3.1/ Mindfulness desarrolla la creatividad.
Los rasgos y capacidades de la creatividad incluyen la habilidad perceptual, facilidad de ideas, apertura a la experiencia y flexibilidad emocional (Csikszentmihalyi, 1997). Al ser una capacidad fundamental para el desempeño de muchas profesiones actuales, los investigadores tienen mucho interés en averiguar los factores que incrementan la creatividad.
Mindfulness está siendo utilizada como instrumento para el incremento de la creatividad y el aprendizaje, para ver mas detalles sobre el proceso se puede consultar Langer (1998, 2006).
En un estudio se comparó los efectos sobre la creatividad del mindfulness y la relajación (Cowger and Torrance, 1982), siendo los resultados positivos en el grupo de meditadores.
3.2/ En Mindfulness se desarrollan prácticas específicamente para incrementar las habilidades sociales. La plena sintonía con las emociones y pensamientos propios crea también sintonía con los otros, una mayor capacidad de empatía y altruísmo (Kabat-Zinn, 2005; Siegel, 2007).
El mindfulness no sólo fomenta la práctica para incrementar los estados positivos interpersonales, sino que a través de su enfoque da una prespectiva diferente de la resolución de conflictos, ya que a partir del trabajo realizado en los entramientos mindfulness se incrementa el sentimiento de cercanía y pertenencia(Baumeister & Leary, 1995; Ryan & Deci, 2000) y el comportamiento positivo interpersonal para los climas de aprendizaje saludables (Goleman, 2006).
En un estudio llevado a cabo por Tloczynski and Tantriella (1998) en una muestra de 75 estudiantes que expresaron tener ansiedad y síntomas de depresión, se observó que el entrenamiento en relajación y mindfulness hacía descender los síntomas de la ansiedad y la depresión, pero sólo el entrenamiento en mindfulness puntuaba significativamente en las cualidades de relación interpersonal.
Carson, Carson, & Baucam  (2004) muestran cómo los programas basados en mindfulness muestran también resultados positivos en este aspecto, también, la investigación reciente ha demostrado que mindfulness rasgo, medido con la Escala de Atención Consciente Conciencia (MAAS) (Brown y Ryan, 2003), predice el sentimiento de afinidad y cercanía interpersonal (Barnes, Brown, Krusemark, Campbell, y Rogge, 2007; Brown, 2007), así como más respuestas de adaptación a estrés social (Barnes et al, 2007;. Creswell, Eisenberger, y Lieberman, 2007). Debido a que la práctica de meditación se ha demostrado que aumenta mindfulness rasgo, según la evaluación con la MAAS (Cohen-Katz, Wiley, Capuano, el panadero, y Shapiro, 2005;. Shapiro et al, 2007), los anteriores hallazgos dan soporte a la afirmación de que la meditación puede ayudar a mejorar las relaciones interpersonales.
3.3/ Mindfulness desarrolla la empatía.
Shapiro y colaboradores (1998) encontraron que el MBSR aumento de los niveles de la empatía en estudiantes de medicina y médicos respecto a los controles.
Los alumnos que participaron en un programa basado en mindfulness mostraron cambios significativos en el aumento de la empatía por el prógimo con respecto a un grupo de control. Este estudio también mostró que el aumento de la atención plena, medido con MAAS, está correlacionado con el aumento de la empatía (Shapiro & Brown, 2007).
Lutz et al (2008) evaluaron la actividad cerebral utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), mientras que los practicantes; novatos y veteranos, realizaban ejercicios de meditación. Los sujetos de investigación fueron sometidos a sonidos emocionales y neutrales. Durante la meditación, la activación en la ínsula fue mayor en los expertos en comparación con los meditadores novicios durante la emisión de sonidos negativos. Los resultados del estudio apoyan el papel del circuito límbico en la modulación de la emoción, que es un componente clave de la empatía y la compasión, y apunta a que la meditación a largo plazo pueden sensibilizar a este circuito límbico.
Las aplicaciones del mindfulness en la educación son muy amplias, ya que la práctica afecta a los dominios cognitivos, emocionales e interpersonales. La investigación aquí revisada sugiere que la meditación puede tener un impacto positivo en el rendimiento académico, el bienestar psicológico, y la experiencia interpersonal de los estudiantes.
Si bien existe un creciente cuerpo de investigación para apoyar estas conclusiones, existe un campo inmenso de futuras investigaciones bien diseñadas para guiar a los educadores en la integración de las prácticas de mindfulness en la educación.
Lo que está claro es que nuestro sistema educativo necesita una transformación sustancial.


Bibliografía

Baer, R., Smith, G., Hopkins, J., Krietemeyer, J., & Toney, L. (2006). Using Self-Report Assessment Methods to Explore Facets of Mindfulness. Assessment, 13(1), 27–45. doi:10.1177/1073191105283504
Barnes, S., Brown, K. W., Krusemark, E., Campbell, W. K., & Rogge, R. D. (2007 ). The role of mindfulness in romantic relationship satisfaction and responses to relationship stress. Journal of Marital and Family Therapy, 33 (4), 482–500.
Baumeister, R. F. & Leary, M. R. (1995). The need to belong: Desire for interpersonal attachments as a fundamental human motivation. Psychological Bulletin, 117, 497–529.
Brown, K. W., & Ryan, R. M. (2003). The benefits of being present: Mindfulness and its role in psychological well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 84(4), 822–848. doi:10.1037/0022-3514.84.4.822
Brown, K. W. (2007). Love the one you’re with: Mindfulness in the expression of relatedness. Paper presented at the 3rd International Conference on Self-determination Theory, University of Toronto, Canada.
Carboni, J. (2012). The Impact of Mindfulness Training on Hyperactive Behaviors Demonstrated by Elementary Age Children with a Diagnosis of Attention Deficit Hyperactivity Disorder.
Carson, J., Carson, K., Gil, K., & Baucom, D., (2004). Mindfulness-based relationship enhancement. Behavior Therapy, 35, 471–494.
Chang, J. y Hierbert, B. (1989). Relaxation procedures with children: A review. Medical Psycotherapy: An International Journal, 22, 163-173.
Chiesa, A., & Serretti, A. (2009). Mindfulness-based stress reduction for stress management in healthy people: A review and meta-analysis. The journal of alternative and ….
Cohen-Katz J., Wiley S. D., Capuano T., Baker D. M., Kimmel S., & Shapiro S. (2005). The effects of mindfulness-based stress reduction on nurse stress and burnout, Part II: A quantitative and qualitative study. Holistic Nursing Practice, 19, 26–35.
Cowger, E. L., & Torrance, E. P. (1982). Further examination of the quality of changes in creative functioning resulting from meditation (zazen) training. The Creative Child and Adult Quarterly, 7 (4), 211–217.
Cranson, R.W., Orme-Johnson, D.W., Gackenbach, J., Dillbeck, M.C., Jones, C.H. and Alexander, C.N. (1991). Transcedental meditation and improved performance on intelligence-related measures: A longitudinal study. Personality & Individual Differences, 10, 1105-1116.
Creswell, J. D., Way, B. M., Eisenberger, N. I., & Lieberman, M. D. (2007). Neural correlates of mindfulness and affect regulation. Psychosomatic Medicine, 69, 560–565.
Creswell, J. D., Eisenberger, N. I., & Lieberman, M. D. (2007). Neurobehavioral correlates of mindfulness during social exclusion. Unpublished data, University of California, Los Angeles.
Csikszentmihalyi, M. (1997). Creativity: Flow and the Psychology of Discovery and Invention. Harper Perennial.
Davidson, R. J. (2003). Alterations in Brain and Immune Function Produced by Mindfulness Meditation. Psychosomatic Medicine, 65(4), 564–570. doi:10.1097/01.PSY.0000077505.67574.E3
Davidson, R. (2011). The neurobiology of compassion. En C. Germer & R. Siegel (Eds.), Compassion and wisdom in psychotherapy. New York: Guilford Press.
Eberth, J., & Sedlmeier, P. (2012). The Effects of Mindfulness Meditation: A Meta-Analysis. Mindfulness. doi:10.1007/s12671-012-0101-x
Foerde, K., Knowlton, B. J., Poldrack, R. (2006). Modulation of competing memory systems by distraction. Proceedings of the National Academy of Sciences, 103, 11778–11783.
Franco Justo, C. (2010). Intervención sobre los niveles de burnout y resiliencia en docentes de educación secundaria a través de un programa de conciencia plena (mindfulness); …. Revista Complutense de Educación.
Franco Justo, C., Mañas Mañas, I., & Justo Martínez, E. (2009). Reducción de los niveles de estrés, ansiedad y depresión en docentes de educación especial a través de un programa de mindfulness. Revista de Educación Inclusiva, 2(3), 11–22.
Germer, C. (2011). El poder del mindfulness. Barcelona: Paidós.
Goleman, D. (1988). The meditation mind. Los Angeles: Tarcher.
Goleman, D. (1995). Emotional intelligence. New York: Bantam.
Goleman, D. (2006). Social intelligence. New York: Bantam.
Gardner, H. (1983). Frames of mind: The theory of multiple intelligences. New York: Basic.
Hick, S. (2008a). Cultivating Therapeutic Relationships; The Role of Mindfulness. In S.
Hick & T. Bien (Eds.), Mindfulness and the Therapeutic Relationship. NY: Guilford (traducción castellana de Kairos, 2010).
Hick, S. (2008b). My personal journey to mindfulness. Reflections: Narratives of Professional Helping, 14 (2), 16-23.
Hick, S. (Ed.) (2009). Mindfulness and Social Work: Paying attention to ourselves, our clients, and Society. Chicago: Lyceum.
Hick, S. & Bien, T (Eds.) (2008). Mindfulness and the Therapeutic Relationship. NY: Guilford (traducción castellana de Kairos, 2010).
Jain, S., Shapiro, S. L., Swanick, S., Roesch, S. C., Mills, P. J., Bell, I., & Schwartz, G. E. R. (2007). A randomized controlled trial of mindfulness meditation versus relaxation training: effects on distress, positive states of mind, rumination, and distraction. Annals of Behavioral Medicine, 33(1), 11–21.
Jha, A., Krompinger, J., & Baime, M. (2007). Mindfulness training modifies subsystems of attention. Cognitive, Affective, & Behavioral Neuroscience, 7(2), 109–119.
Kabat-Zinn, J. (2004). Vivir con plenitud las crisis. Cómo utilizar la sabiduría del cuerpo y de la mente para afrontar el estrés, el dolor y la enfermedad. Programa de la Clínica de Reducción del Estrés del Centro Médico de la Universidad de Massachussets. Barcelona: Kairós. (Original inglés, 1990).
Kabat-Zinn, J. (2011). Prefacio (pp. 33-47). En F. Didonna (Ed.), Manual Clínico de Mindfulness. Bilbao: Desclée.
Klainin-Yobas, P., Cho, M. A. A., & Creedy, D. (2012). Efficacy of mindfulness-based interventions on depressive symptoms among people with mental disorders: A meta-analysis. International Journal of Nursing Studies, 49(1), 109–121. doi:10.1016/j.ijnurstu.2011.08.014
LaBerge, D. (1995). Attentional processing: The brain’s art of mindfulness. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Langer, E. J. (1998). The Power Of Mindful Learning (1st ed.). Da Capo Press.
Langer, E. J. (2006). On Becoming an Artist: Reinventing Yourself Through Mindful Creativity. Ballantine Books.
Lavilla, M., Molina, D. y López, B. (2008). Mindfulness. O cómo practicar el aquí y el ahora. Barcelona: Paidós.
Lazar, S., Kerr, C., Wasserman, R., & Gray, J. (2005). Meditation experience is associated with increased cortical thickness. Neuroreport.
León, B. (2009). Atención plena y rendimiento académico en estudiantes de enseñanza secundaria. European Journal of Education and Psychology, 1(3), 17–26.
Lutz, A., Brefczynski-Lewis, J., Johnstone, T., & Davidson, R. J. (2008). Regulation of the Neural Circuitry of Emotion by Compassion Meditation: Effects of Meditative Expertise. (B. Baune, Ed.)PLoS ONE, 3(3), e1897. doi:10.1371/journal.pone.0001897.t006
Martín López, E., León del Barco, B., & Vicente Castro, F. (2007). Mejora de las aptitudes musicales mediante una intervención en atención auditiva e interior. Revista galego-portuguesa de Psicoloxía e Educación, 14, 95–105.
McBee, L. (2008). Mindfulness-Based Elder Care. New York: Springer.
McBee, L. (2011). “Cuidado de ancianos basado en mindfulness: comunicar el mindfulness a ancianos delicados y a sus cuidadores”. En F. Didonna (Ed.), Manual Clínico de Mindfulness. Bilbao: Desclée.
Moñivas, A. (1991-1992). Representación e Intervención Social Revista. Cuadernos de Trabajo Social, 4-5.
Oman, D., Shapiro, S. L., Thoresen, C. E., Plante, T. G., & Flinders, T. (2008). Meditation lowers stress and supports forgiveness among college students: A randomized controlled trial. Journal of American College Health, 56(5), 569–578.
Raymond, J. E., Shapiro, K. L., & Arnell, K. M. (1992). Temporary suppression of visual processing in an RSVP task: An attentional blink? Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, 18(3), 849.
Ryan, R. M., & Deci, E. L. (2000). Self-determination theory and the facilitation of intrinsic motivation, social development, and well-being. American Psychologist, 55, 68–78.
Shapiro, S. L., Brown, K. W., & Astin, J. A. (2008). Toward the integration of meditation into higher education: A review of research. Retrieved September, 20, 2009.
Shapiro, S. L. & Brown, K. W. (2007). The relation of mindfulness enhancement to increases inempathy in a mindfulness-based stress reduction program. Unpublished data, Santa Clara University.
Shapiro, S. L., Schwartz, G. E. R. & Bonner, G. (1998). The effects of mindfulness-based stress reduction on medical and pre-medical students. Journal of Behavioral Medicine, 21, 581–599.
Siegel, D. J. (2007). The mindful brain. W. W. Norton & Company.
Siegel, R. (2010). La solución mindfulness. Prácticas cotidianas para problemas cotidianos. Bilbao: Desclée.
Simón, V. (2011). Aprender a practicar Mindfulness. Barcelona: sello editorial.
Slagter, H. A., Lutz, A., Greischar, L. L., Francis, A. D., Nieuwenhuis, S., Davis, J. M., & Davidson, R. J. (2007). Mental training affects distribution of limited brain resources. PLoS biology, 5(6), e138. doi:10.1371/journal.pbio.0050138.g001
Sugiura, Y. (2004). Detached mindfulness and worry: a meta-cognitive analysis. Personality and Individual Differences, 37(1), 169–179. doi:10.1016/j.paid.2003.08.009
Varela, F., Thompson, E., y Rosch, E. (2011). De cuerpo presente. Las ciencias cognitivas y la experiencia humana. Barcelona: Gedisa (4a reedición) (0riginal en inglés, 1991).
Taylor, V. A., Grant, J., Daneault, V., Scavone, G., Breton, E., Roffe-Vidal, S., Courtemanche, J., et al. (2011). Impact of mindfulness on the neural responses to emotional pictures in experienced and beginner meditators. Neuroimage, 57(4), 1524–1533. doi:10.1016/j.neuroimage.2011.06.001
Tloczynski, J., & Tantriella, M. (1998). A comparison of the effects of Zen breath meditation or relaxation on college adjustment. Psychologia: An International Journal of Psychology in the Orient, 41, 32–43.
Toga, E. L. A. A. W. (2012). The unique brain anatomy of meditation practitioners: alterations in cortical gyrification, 1–9. doi:10.3389/fnhum.2012.00034/abstract


Los médicos riojanos 'recetan' yoga


LA RIOJA 11 abril 2015 16:50 ÁFRICA AZCONA | LOGROÑO @africa_azcona

El yoga cobra cada vez más fuerza en La Rioja. En lugar de tirar de botiquín y prescribir pastillas, médicos y psicólogos empiezan a ‘recetar’ cada vez más esta práctica milenaria, sin efectos secundarios, ya sea por estrés, insomnio, rehabilitaciones.... El yoga, que comenzó hace 3.500 años, sigue ofreciendo respuestas en el siglo XXI ¿Porqué? «…Sencillamente porque funciona y en unas pocas clases se notan los beneficios», concluyen en las escuelas consultadas. En un principio los alumnos venían por curiosidad y atraídos por lo oriental, pero ahora «cada vez es más frecuente que se acuda por indicación médica», señala José Argáiz, profesor desde hace 30 años, junto a su mujer Violeta Gil, de la Escuela Ananda, de Logroño. Frente a otras variantes «que desaparecen como las burbujas de jabón», el yoga trabaja todos los planos del ser humano: «Lo que ofrecemos son una serie de técnicas ancestrales sencillas que la gente debería conocer. Tendríamos que conocer nuestro cuerpo para saber controlarlo en cada situación. Si la gente tuviera un mejor conocimiento de su anatomía seguramente iría menos al médico».
No es necesario tener elasticidad. Da igual estar jubilado, el estrato social, estar embarazada o tener mal la espalda. Todos caben en una clase. Son ejercicios sencillos y accesibles a todo el mundo y, a diferencia del deporte, «que desarrolla más unas partes del cuerpo que otras», con esta práctica se atiende a todas las áreas. «Hay que quitar esa imagen de faquires, acróbatas o contorsionistas», señala Javier Lucea, del Aula de Relajación San Miguel, en Logroño. De hecho, si uno se asoma a una de las clases que se imparten en nuestra geografía, comprobará que la realidad es otra. Las escuelas de La Rioja están llenas de personas de todas las edades, algunos más que octogenarios. Hay amas de casa, ejecutivos, agricultores y, cada vez más, trabajadores del ámbito sanitario y docente colectivos con alto nivel de estrés. Y a todos les va bien.
«Ahora no hay los prejuicios de antes. Sin embargo, la popularización del yoga lo ha llevado a descafeinarse», opina Lucea en referencia a la aparición de nuevas versiones, alejadas de la esencia de esta práctica, por ello, como remarca José Argáiz, la importancia de encontrar una buena escuela. «No es fácil porque muchas veces se muestra como un cajón de sastre».
«Hay que quitar esa imagen de faquires, acróbatas o contorsionistas», señala Javier Lucea, del Aula de Relajación San Miguel, en Logroño.. Si uno se asoma a una de estas clases, comprobará que la realidad es otra. Las escuelas de La Rioja están llenas de personas de todas las edades, algunos más que octogenarios, y condición. Hay amas de casa, ejecutivos, agricultores, trabajadores del ámbito sanitario, profesores (los dos últimos colectivos con alto nivel de estrés).
Y a todos los va bien. «Ahora no se tienen los prejuicios que había antes. Sin embargo, la popularización del yoga lo ha llevado a descafeinarse, señala en referencia a la aparición de nuevas versiones, alejadas de la esencia de esta práctica», mantiene Lucea, por ello, como remarca José Argáiz, la importancia de encontrar una buena escuela. «No es fácil porque muchas veces se muestra como un cajón de sastre en el que se mete cualquier cosa».
Estrés, insomnio, depresión… A estos motivos se une, además, una necesidad de mirar hacia dentro. La gente viene porque no está bien y necesita un proceso transformador. Y en este proceso la meditación ejercer un papel importante: "Meditación no es otra cosa que darnos cuenta de como nos movemos, cómo respiramos, cómo funcionan las emociones, cómo nuestra mente. Toda la clase puede considerarse un ejercicio de meditación, no sólo cuando te sientas en una determinada postura con la espalda derecha. En esta vida todo tiene dos caras.
Tiene que haber un equilibrio entre mirar hacia fuera y hacia dentro. Si sólo miramos hacia el exterior nos desconectamos de nosotros mismos y nos podemos sentir vacíos", señala Javier Lucea: «El cuerpo no es mas que un reflejo de las emociones y la mente. Si sólo trabajo un aspecto, los otros se quedan cojos y, al final, siempre te sientes desequilibrado», opina.
"Meditación no es otra cosa que darnos cuenta de como nos movemos, cómo respiramos, cómo funcionan las emociones, cómo nuestra mente. Toda la clase puede considerarse un ejercicio de meditación, no sólo cuando te sientas en una determinada postura con la espalda derecha. En esta vida todo tiene dos caras. Tiene que haber un equilibrio entre mirar hacia fuera y hacia dentro. Si sólo miramos hacia el exterior nos desconectamos de nosotros mismos y nos podemos sentir vacíos", señala.
Vivimos en un entorno que se mueve vertiginosamente ""Vivimos en un entorno que se mueve vertiginosamente, que nos aporta bienes y comodidad, pero que en ocasiones este ritmo hace que nos olvidemos de los esencial", señala Antonio Martos, de la escuela para profesores Mahashakti, en Ujué (Navarra). «El origen de los problemas que vive el ser humano está en su interior y, por supuesto, también lo están las soluciones», insiste desde este centro navarro, donde ya se han formado cerca de una veintena de alumnos riojanos y con buenas expectativas laborales. "El yoga se ha convertido en una salida laboral, pero para personas con sensibilidad que les guste trabajar con personas y que quieran compartir lo que hay integrado y les ha beneficiado", resume.

Necesitamos una nueva medicina, la que tenga en cuenta la energía por su capacidad para curar.


Publicado en El Correo del Sol (http://www.elcorreodelsol.com)





Reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la capacidad de curar de la energía, mucho más eficaz que los medicamentos. Bruce Lipton (Estados Unidos, 1944) ha conseguido aunar ciencia y espíritu. No es poco mérito el suyo si tenemos en cuenta lo "alérgicos" que son los científicos a los temas trascendentales. Es doctor en Biología Celular y fue pionero en la investigación con células madre. Sus estudios sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno sentaron las bases de la nueva epigenética. Sus descubrimientos (que iban en contra de la opinión científica establecida de que la vida es controlada por los genes) y el estudio de la física cuántica le han llevado a criticar duramente la medicina convencional. Es autor de libros como La biología de la creencia y La biología de la transformación.
Usted asegura que la medicina convencional va por muy mal camino. ¿Tan peligrosos son los medicamentos que nos recetan?
Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo. Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples. Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales. Hay algo que no funciona en la ciencia médica. Hace algunas cosas bien, como la traumatología, pero está matando a mucha más gente de la que ayuda. Tiene que aprender cómo funcionan las células.
¿Y qué ha descubierto sobre las células pero que no tiene en cuenta la medicina? 
Yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Puse una célula madre en un plato petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogí algunas de ellas, las coloqué en otro plato y cambié el entorno celular (son más como peces porque viven en un entorno fluido). Cambié la química en ese plato y ahí formaron músculo. Después, cogí otras del primer plato y las puse en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. ¡El humano es un plato petri cubierto de piel!
La industria farmacéutica no quiere que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula?
¿Cuál es el entorno de la célula que hay que cuidar?
Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. ¿Y qué controla la sangre? Pues el sistema nervioso, que crea una química diferente según el sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si pongo al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno.

En un entorno sano, ¿nos curamos automáticamente? ¿Así de fácil?
No es tan fácil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.
¿Está diciendo que el efecto placebo –creer que algo nos sanará– es más curativo que un medicamento? Pero no hay casi investigaciones sobre eso.
Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. Deberíamos poder decir que la ciencia está separada de la industria farmacéutica, pero no es así, porque con el dinero de esta se paga el desarrollo de la ciencia, y ese dinero solo va esos estudios que dicen que las drogas funcionan. El dinero controla la ciencia.
Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.
He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se intefiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo, te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario.
Si pones al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana
Eso significa que el estrés nos hace enfermar, ¿no?
Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema  inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. El 90 por ciento de la gente que va al médico es debido al estrés, y también el cáncer funciona igual.
Explíquenos qué es la medicina cuántica o medicina de la energía.
Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química
Si todo es energía, ¿los pensamientos también? ¿Cómo influyen en nuestra salud?
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos... pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocevo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.
Y eso enlaza con la física cuántica.
Totalmente. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.
Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, ¿por eso es tan difícil cambiar hábitos de pensamiento?
Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.
Pero no lo podemos controlar.
Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño
Es decir, los niños absorben también sus enfermedades o sus actitudes negativas, y así se 'programa' su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres! 
La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Sería algo así como conducir un coche: si te enseñaron a conducir mal y has automatizado esa forma de conducir, pues lo más probable es que tengas accidentes. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa informacion, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento... solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente. Técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis o el Psych-K son una manera de cambiar el subconsciente, es como un aprendizaje rápido.
Con su investigación, ha aunado ciencia y creencia, un binomio que evita la mayoría de los científicos. ¿Usted cree en la eternidad? 
Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno. Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Así que cojo otra, la enciendo, conecto el canal y vuelvo a ver el programa de Bruce, pero en otra tele, o lo que es lo mismo, en otro ser. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí.

¿Eso le hizo creer que tenemos espíritu?
Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate?  Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

URL de origen: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/los-pensamientos-curan-mas-que-los-medicamentos

sábado, 15 de junio de 2013

MAGNESIO CATALÍTICO. OLIGOELEMENTO PRINCIPAL EN DOLOR Y ESTRÉS



El magnesio es un oligoelemento indispensable para la vida. Está presente en las células nerviosas, desempeñando un papel principal en el equilibrio de nuestro sistema nervioso central.

El déficit de este oligoelemento es más frecuente de lo estimado, pues su principal fuente de aporte son los frutos secos, cacao, vegetales, frutas y legumbres y la dieta actual carece, en muchos casos, de los niveles necesarios de dichos alimentos. Además este oligoelemento se degrada con las altas temperaturas que se emplean en la cocción y por supuesto, la mala calidad de los terrenos de cultivo, cada día más degradados, culminan los motivos por los que el aporte de este imprescindible mineral es deficiente y los suplementos externos imprescindibles.
Se estima que el déficit crónico de magnesio está presente en el 15-20% de la población mundial, cifra más que considerable y responsable de síntomas o patologías varias que a continuación se detallan.

Magnesio en Dolor. POTENTE ANALGÉSICO

El déficit de magnesio en el organismo limita de forma severa la comunicación celular.
Cuando nuestro cuerpo tiene un déficit de magnesio nuestros músculos no pueden "relajarse" pues este oligoelemento participa en la conducción neuro-muscular cumpliendo una función distensora. Una falta de magnesio provoca:

- Contracturas, sobrecargas y rigideces
- Fasciculaciones musculares
- Irritabilidad muscular
- Espasmos musculares
- Ciática
- Hipersensibilidad muscular
- Tortícolis de repetición
- Algias…..Y EN GENERAL TODO TIPO DE PATOLOGÍAS MUSCULARES QUE CURSAN CON DOLOR.

El magnesio es un oligoelemento que disminuye los impulsos nerviosos que le llegan al músculo por lo que actúa como un POTENTE RELAJANTE MUSCULAR. Ayuda a regular el equilibrio ácido-base y a mejorar la respiración celular. Por ello su ACCIÓN ANALGÉSICA frente al DOLOR es efectiva y rápida. Será por ello de aplicación principal en: patologías reumatológicas que cursan con dolor, todo tipo de algias producidas por inflamación, contracturas, cefalea tensional, dolor muscular, pinzamiento de nervios, calambres, parestesias, dolor menstrual….etc.
El magnesio presenta una ventaja principal cuando lo usamos para calmar el DOLOR. Es un mineral presente en nuestro organismo, un componente natural que revierte los procesos fisiológicos dañados, de manera natural, sin efectos secundarios ni toxicidad conocida. Esto implica que TODOS LOS GRUPOS DE POBLACIÓN podrán beneficiarse de la toma de magnesio catalítico: embarazadas, lactantes, deportistas, niños, polimedicados…etc. Es además una opción principal para todos aquellos pacientes que, por circunstancias diversas, no pueden tomar ningún tipo de analgésico, como es el caso de los pacientes con insuficiencia renal.
Es innegable que el dolor forma parte, y cada vez en mayor grado, de la vida del hombre moderno. Sus hábitos de vida y el entorno le han conducido a ello. Existen miles de analgésicos que contribuyen a controlar el dolor y de los que en muchos casos se abusa, desencadenando síntomas y efectos secundarios severos imposibles de revertir. Su mal uso puede provocar:
- Adicciones (el cuerpo acaba necesitando dosis cada vez mayores para calmar el dolor).
- Estreñimiento.
- Estado de vigilia, alerta e insomnio.
- Náuseas.
- Depresión respiratoria.
- Irritaciones estomacales que producen úlceras pépticas.
- Hemorragias en cualquier parte del organismo (que en muchos casos impiden la toma del antiinflamatorio sin alternativa al dolor).
- Lesiones en el hígado...etc.
- Alergias.
Por ello el oligoelemento magnesio debe estimarse como una opción principal, bien como tratamiento de base o como coadyuvante, en patologías que cursan con dolor. Nos ayuda a controlar la toma de medicamentos, evitando efectos secundarios y de forma eficaz y rápida, obtener resultados. El magnesio como ANALGÉSICO es una apuesta segura.
La posología recomendada en DOLOR es de 1 a 3 ampollas de MAGNESIO al día
(según intensidad). Mantener hasta mejoría y retirar paulatinamente.
Magnesio en Estrés. EFICAZ RELAJANTE
La sociedad en la que vivimos genera continuamente situaciones de estrés. Muchos profesionales hablan de esta patología como la epidemia del siglo XXI. Esta afirmación no es exagerada pues en la actualidad se sabe que entre el 75 y el 90% de las visitas al médico se deben a enfermedades relacionadas con el estrés. Esto nos conduce a la conclusión de que la realidad ambiental que nos rodea hace indispensable la presencia de Magnesio para mantener o equilibrar nuestro sistema nervioso.
Numerosos estudios científicos han demostrado que la respuesta al estrés se atenúa cuando el magnesio presenta niveles dominantes dentro de la célula, dejando patente que un nivel de magnesio demasiado bajo puede impedir que la respuesta al estrés se extinga de forma adecuada. Incluso se considera que cuando el nivel de magnesio en el cuerpo es demasiado bajo su falta se transforma en un estímulo que causa estrés. Esto genera un círculo vicioso de perniciosas consecuencias.
El estrés es la tensión física y emocional que se produce como respuesta a una presión externa o interna. Prácticamente es imposible vivir sin algún tipo de estrés. Cuando es excesivo o no se controla adecuadamente, puede producir problemas de salud como irritación, tensión nerviosa, disminución de las defensas, enfermedades cardiovasculares, dermatológicas, digestivas, dolores de cabeza, cansancio, tensión muscular, problemas de sueño …etc.
Se estima que el 84% de la población española ha padecido en algún momento
situaciones de estrés a lo largo de su vida. En la actualidad son muchos los fármacos que se utilizan para controlar el estrés aunque bien es cierto que en muchas ocasiones se abusa de los mismos o el paciente se automedica, lo que puede generar un empeoramiento de la situación.
El magnesio se revela como una opción en el estrés que puede ayudar a evitar la toma excesiva de medicamentos o la dependencia que el abuso de los mismos provoca en el paciente.
La posología recomendada en ESTRÉS es la siguiente:
En patología instaurada: de 1 a 3 ampollas de MAGNESIO al día.
Dosis de mantenimiento: 1 ampolla de MAGNESIO al día durante 3 meses.
Nota: Una de las patologías más comunes generadas por el estrés es el Insomnio. En la mayor parte de los casos el paciente, por su estado de nerviosismo, no logra conciliar el sueño o si lo hace será un sueño incómodo y alterado. En estos casos el magnesio se prescribirá con excelentes resultados. Durante 2-3 meses 1 ampolla al día. El magnesio al reequilibrar el sistema nervioso favorece el sueño y la relajación.